- Buzios -

 

- Tarot -

Parece que la pretensión más común es la de adivinar el futuro según las cartas que aparezcan en una determinada tirada así como su posición. De acuerdo con esta versión, el mundo estaría totalmente predeterminado y nada podría hacerse para modificarlo. Entonces, la pregunta inmediata que surge (al menos para mí) es la siguiente: ¿Para qué necesitamos el Tarot? ¿Para conocer por adelantado las fortunas o desgracias que nos tiene reservada la vida? ¿Para sufrir doblemente ante la adversidad anunciada? ¿Para aminorar el gozo de la dicha ya conocida? Esto no me parece a mí que tenga demasiado sentido; incluso creo que uno de los motivos que hace a muchas personas inhibirse del acercamiento al Tarot es precisamente este mismo pensamiento. Entonces, vuelve a resonar con más fuerza la pregunta: ¿Para qué el Tarot?

Yo lo contemplo como una ayuda de gran valor para quienes vivimos en un mundo libre (dentro de los límites de nuestra propia naturaleza, obviamente) en el que nuestro poder de elección puede ser decisivo para vivir una vida más plena. Las cartas son una ayuda pero no un sustituto para la vida y para la toma de decisiones. Es verdad que existe mucho miedo en muchas personas ante esta técnica. El miedo creo que obedece a dos factores:- Uno de los motivos de miedo es esa creencia en un destino prefijado del que uno no puede escapar, haga lo que haga. Así es muy lógico que no se desee, en muchas ocasiones, conocer las respuestas ya que, según esta teoría, nada podría hacerse para detener determinados procesos. Como ya he dicho, no es esa mi visión de la vida. Sí creo que tenemos unos objetivos a conseguir, marcados de antemano, pero también tenemos la gracia de la creación, de la innovación y de alcanzar las metas propuestas por múltiples vías. Así el Tarot se vuelve una gran ayuda para reconocer los más sabios, los más éticos y mejores caminos de vida.- Y aquí enlazo con el segundo miedo a las Cartas. Desgraciadamente, a lo largo de la historia cualquier medio que resulte de una visión libre (no sometida a rígidas estructuras de dominio o de poder) suele ser muy criticada, y el Tarot no podía serlo menos. Parece cierto que se han tenido que cometer muchos abusos por parte de quienes interpretan el significado de las Cartas; pero eso no debería llevar a la conclusión de que las Cartas en sí mismas son maléficas, o que todos los tarotistas somos malévolos. Yo tengo muy claro a quién pido ayuda cuando las utilizo; pero, por mucho que duela, parece más fácil creer en el poder del mal que en el del bien, y por eso son muchos los que asocian estas prácticas con lo malévolo. Para no caer en incoherencias, me gustaría decir que si creemos en un Dios Todopoderoso y Bueno, pensar que quien busca el bien va a encontrarse con el mal resulta bastante absurdo. Me gustaría ahondar en este tema que considero de gran importancia. Son muchas las personas que piensan que el Tarot y la Religión son elementos absolutamente extraños e incluso enemigos entre si. Supongo que cada uno tendrá sus razones para pensar esto; sin embargo, yo tengo mis razones para sostener lo contrario. Vayamos por partes. Con las Cartas no se pretende la infalibilidad, ni mucho menos, sino un consejo muy maduro para personas maduras que desean mejorar y que ven en este sistema una forma de lograrlo. No se trata ni del único sistema, ni del mejor, puesto que el mejor es el que responda con la verdad a cada uno. Existe, por supuesto, un enorme riesgo y es: la manipulación, ya sea del tarotista como del consultante, pues muchas veces uno más que la verdad persigue engañarse; pero eso es un peligro en cualquier campo y no sólo en el Tarot. Por otra parte, algunos (o muchos) identifican Tarot con Brujería (que son dos cosas totalmente independientes una de la otra). Supongo que, como cualquier cosa en la vida, podrían estar asociadas, pero, como siempre, de lo que se trata es del uso que se dé al Tarot o a la Brujería, más que de éstas en sí mismas. En primer lugar me gustaría decir qué entiendo por Brujería. Yo creo que la Brujería lo que pretende es manipular elementos para que éstos obren de una manera acorde a nuestro sentir, logrando así el objetivo anhelado. Y con este tipo de manipulación se puede obtener tanto beneficios nobles para la persona en cuestión como malévolos. Yo, al Tarot pretendo además de encontrar naturalmente el camino mas sano y beneficioso para el consultante, también resulta ser una guía orientativa de los elementos a manipular mediante la Brujería para beneficio de la persona. A mí me gusta tanto la Brujería como la orientación del Tarot para que el consultante logre su propio destino (ya que ese es el objetivo de de cada uno de nosotros). Y esto me conduce al segundo punto que me gustaría destacar: los creyentes (entre los cuales me incluyo) deberían considerar el poder de Dios por encima de todo. Es decir, nadie puede estar por encima de Él (ni siquiera nosotros los brujos, religiosos, esotéricos, espiritualistas); por tanto, los elementos manipulados no pueden obrar de acuerdo con el deseo de alguien en particular si Él no lo permite. ¿Es esto tan difícil de entender? Pues para algunos he visto que sí. Yo hablo de ayuda, de entendimiento, de comprensión, y yo hablo, por supuesto, de búsqueda de buenas soluciones para cada quien, y eso no creo que sea nada malo en sí mismo. Puesto que soy creyente, creo (o contemplo como una realidad más que plausible) que Dios y los Orixas existen y que tenemos múltiples maneras de comunicarnos con ellos (la existencia en sí, ya es una de esas maneras); y por tanto el Tarot no es algo que se aparte de esta idea.

El jogo de buzios es un arte adivinatorio muy utilizado en las religiones africanas instaladas en varias partes de los continentes, y principalmente en los países de América.
A través del yogo de buzios podemos comunicarnos con nuestros Orixas resiviendo su mensaje. Es identificando el Orixa rejente de la persona en cuestion, asi como problemas y/o soluciones karmaticas, espirituales, de salud, trabajo, etc.

Los buzios, son concha de playa de diferentes tamaños y variados en colores, muy usados como adornos para las ropas de las divinidades, en guías (collares), etc
Ese objeto de comunicación con las divinidades (Orixas) en las consultas del juego de buzios se llama Merindilogun. Existe mucha polémica si la parte abierta es la natural o si es a la que se le saca la parte ovalada. También hay sacerdotes que juegan con los buzios enteros en ese caso el abierto es la apertura natural del buzio.

Muchas mujeres del culto de Candomble principalmente en la nación Keto, acostumbran a yogar como abierto la parte que ellas mismas abrían en el buzio, (así la abertura natural del buzio la tenían como cerrado), se dice que el verdadero secreto en un buzio es en su estado natural, este es revelado después de su abertura ceremonial.
En Brasil los buzios, igual que en áfrica fueron usados como dinero y se le llamaban “cawris”.
Usado para consultar el futuro de acuerdo a la religión, Batuque, Candomble, Omoloko, Tambor de Mina, Xamba, Xango do Nordeste.
Entro en la vida y la cultura Yoruba y se enraizó profundamente al punto de que hoy es (el yogo de buzios) más conocido que el oráculo de los Babalaos (Opele -Ifa e Opon-Ifa).
Esta práctica está destinada a personas con muy fuerte espiritualidad. De forma general están predestinados a Maes, Pais, o hijos de Santo después de la obligación de 7 años al haber recibido los derechos y enseñanzas autorizados, dados por el Pai o Mae de Santo.

Método de juego:
La cantidad de buzios puede variar de acuerdo con la nación, lo más común es 8 o 16 algunos con 17 buzios, también los hay con 21 pero son los menos.
Algunos métodos, no se basan en caídas por Odu como el Merindilogun, usan otras configuraciones y combinaciones de buzios abiertos o cerrados analizando las caídas, que las llaman de “barracao” y analizan las cuatro caídas y en disposición que ellas se encuentran, en este tipo de Oráculos no se habla en Odu.
En algunos métodos el adivino principalmente viejos Tatas o Babalaos se sienta en el suelo y yogan en la propia tierra, sin paño ni adornos, así es como lo hacían en el pasado, es un yogo más rustico.
Pueden ser yogados simplemente en una toalla blanca, o formando un circulo con guías (collares) representativos a los colores de los Orixas o en una irupema (bandeja hecha de paja de coco).
Existen mesas simples como también muy adornadas con mucha parafernalia, campanas, objetos de oro, minerales, etc...
El Merindilogun es orientado por las caídas de Odu, en cuanto el (Opele-Ifa), (Opon-Ifa) antiguamente más utilizado por los Babalawos sacerdotes de IFA, no lo leen por Odu, pero aun continua la tradición a estos Oráculos.